Suplica su leche de rodillas

Esta jovencita no para de poner cachondo a su novio. Él le ha dicho que hoy no está de humor y no quiere hacer nada, pero ella pone su carita de guarra y se saca las tetas porque sabe que eso pone su polla muy dura. Se pone a cuatro patas y acaricia su precioso culito, dándose unos pequeños azotes. Le saca la polla del pantalón y la lame hasta mojarla toda, pero el tío tiene muchas ganas de follarla, así que la pone a cuatro patas y le da duro, metiéndosela toda hasta el fondo. La tumba en el sofá y frota su polla contra el coño peludo de su viciosa novia, haciendo que grite de placer. La jovencita acaba de rodillas suplicando su leche y la recibe toda como debe ser.