Se despierta cachonda

Esta preciosa morena acaba de despertarse. Le encanta dormir desnuda, pero lo malo de dormir desnuda es que todo su increíble cuerpo está al alcance de sus manos. Al despertarse empieza a acariciar su cuerpo y se pon muy cachonda. Frota sus preciosas y grandes tetas, haciendo que sus pezones se pongan muy duros. Poco a poco va bajando sus manos hasta su culito y llega hasta su pequeño coño, notando lo suave y húmedo que está. Se estremece de la excitación y se retuerce en su cama, viendo todo su hermoso cuerpo. Agarra sus tetas con las manos y las estruja bien, dándose pequeños pellizcos en los pezones. Le encanta tener los pezones duros porque le da mucho placer. Seguramente ahora empiece a masturbarse muy fuerte hasta correrse con un increíble orgasmo.