Primero jugamos al fútbol y luego echamos un polvo

Esta pequeña jovencita está jugando al fútbol con un amigo y acaba liándose con él y poniéndole muy cachondo. Entonces dejan el partido y se van a su casa para echar un buen polvo. La rubia es una viciosa y está muy cachonda, con ganas de follar. Se desnuda para él, se pone de rodillas y le saca su enorme polla del pantalón. Le encanta su polla porque es muy grande y no le entra ni media en la boquita, pero ella la chupa con ganas. La lame entera y la empapa con su saliva y luego se la mete hasta la garganta y chupa mientras le mira a los ojos. Baja hasta los huevos y se los mete en la boca mientras pajea la polla y se la restriega por la carita, poniéndose muy cachonda. El tío la tira al sofá, abre sus piernas y lame su coñito para mojarlo. La pone a cuatro patas y la folla duro, metiéndole toda la polla hasta el fondo de su húmedo coño, reventándola toda. La rubia no para de gemir y suplica que le dé más fuerte y que la azote. La chica se pone encima de él y le cabalga, saltando rápido encima de su polla hasta que el tío la pone de rodillas y se corre en su boca.