Pasando el rato con la puta del calabozo

A esta prostituta la han metido en el calabozo una noche para que aprenda y no ejerza en sitios públicos. La pobre está desesperada, es la primera vez que está en el calabozo porque es nueva. Se le acerca el agente y la agarra del cuello, diciéndole lo guarra que es. Es de noche y los dos están solos ahí, así que el tío decide aprovecharse de ella. Se saca la polla, la morena se pone de rodillas y empieza a comerle la polla. Abre bien la boquita y se la come entera, atragantádose con ella. El tío la coge de la cabeza y la empuja contra su polla, follándola la boca. Entra dentro de la celda para que la chica se la coma mejor y esté más cómoda. Le quita la esposa para que le hace una buena paja mientras le come la polla y ella lo hace. Le arranca la ropa, la tumba de lado en la cama y la revienta duro con su polla, follándola muy rápido y dándole mucho placer. La puta vuelve a ponerse de rodillas y se traga toda su polla y la menea rápido con la mano hasta sacar toda la leche.