Mi follamiga tetona hace unas mamadas tremendas

La follamiga de este tío se quedó durmiendo en su casa y por la mañana se ha despertado muy cachonda. Después de darse una buena ducha se tumba junto a él y le pone muy cachondo. Empieza a comerle la boca y se quita el tanga para que él pueda tocar bien su coñito. Saca unos consoladores del cajón y uno de ellos se lo mete en la boca y lo chupa como si fuera una polla, mientras él frota su coñito. El tío le mete el otro consolador en el coño y lo mueve rápido, haciendo que se moje mucho. Ella le saca la polla del pantalón, se pone de rodillas y se mete su polla en la boca. La chupa muy bien, llenándola de saliva y metiéndosela en la garganta. El tío la coge de la cabeza y le folla la boca, dejándola sin respiración, pero aún así ella sigue chupándola. Se sube encima de él y empieza a cabalgarle, saltando rápido encima de su polla mientras sus tetas grandes no paran de botar. Gime como una viciosa y suplica que la folle más rápido. Se da la vuelta, poniéndole las tetas en la cara y no para de saltar encima de él. Le hizo una mamada tan buena que el tío no aguanta mucho más y acaba corriéndose en su boquita de viciosa.