Mamada erótica de una madura pelirroja

A esta madurita pelirroja le encanta el morbo y hoy ha preferido hacer algo especial. Se pone muy sexy para su marido, se pone encima de él y en vez de comerse toda su polla, juega con ella. Empieza a rozarla con sus preciosas tetas, notando cómo palpita con ganas de que se la coman toda. Poco a poco empieza a lamerla, pasando la lengua muy despacio, desesperando a su marido. Cuando la polla está bien dura, la agarra con la mano y empieza a comérsela, metiéndosela toda de golpe hasta la garganta, notando dentro de ella toda la erección mientras le mira a su marido con carita de viciosa. Se la come muy bien y le hace una tremenda mamada, pero él no puede aguantar mucho más, está muy cachondo porque se lo hace muy bien y acaba corriéndose por toda su boquita.