Le suplica que no le cuente nada a su madre

Esta jovencita está muy cachonda. Resulta que su padrastro la pone muy cachonda y ya no puede soportarlo más. Se le acerca después de clase, cuando su madre no está en casa, y le cuenta lo que le está pasando, pero el padrastro no le hace mucho caso. Se cree que son tonterías de jóvenes. La chica empieza a quitarse la ropa poco a poco para ponerle cachondo y el tío no puede evitar tocar sus preciosas tetas. Se pone de rodillas delante de él, le saca la polla del pantalón y se da cuenta de lo dura que está gracias a ella y eso le encanta. La agarra con la mano y empieza a chuparla, metiéndosela toda en la boca. La empapa bien con saliva y la pajea con la mano, notando lo tensa que se pone. Se lo hace muy despacio con cuidado, pero él tiene ganas de metérsela hasta la garganta a esa jovencita tan tímida y tan cachonda. Se pone encima del tío y se mueve despacio encima de su polla. Vuelve a bajar y la pajea hasta sacar toda la leche y tragársela mientras le pide que no le cuente nada a su madre.