La sirvienta relaja a su jefe

Este tío está muy cansado de trabajar, así que la zorra de su empleada doméstica decide relajarle un poco. Se pone de rodillas delante de él y le hace una buena mamada, chupando su polla muy rápido mientras se la come entera. Le da mucho placer y hace que la erección esté al máximo. El tío la tumba en la mesa y empieza a follarla, metiéndole todo el rabo hasta el fondo de su húmedo coño, haciendo que grite de placer y le suplique que no pare de follarla y meterle toda la polla hasta el fondo. Le destroza el coño a la sirvienta y la pone de rodillas para darle toda su leche caliente y espesa en la boquita y que se la trague.