La pelirroja tatuada no para hasta tener toda la leche en su cara

A este tío le pone muy cachondo comerle el culito a su novia. Su chica tiene un culito tremendo y le gusta apretarlo fuerte con las manos y darle unos buenos azotes. Se pone de rodillas delante de él y le saca la polla del pantalón. Cuando la saca le encanta porque es bien grande y está muy dura para ella. Abre la boca y se la mete entera dentro, chupando con ganas, empapándola con su saliva. Baja hasta sus huevos y se los mete enteros en la boca mientras pajea la polla, poniéndola aún más dura. Se pone a cuatro patas y su novio le revienta el coño, follándola muy duro, metiéndole toda la polla hasta el fondo y de golpe, haciendo que grite de placer. Se pone encima de él y le cabalga mientras gime como una perra. A la pelirroja le encanta tener esa polla gorda dentro de ella y disfruta muchísimo hasta tener toda la leche en su carita.