La folla sin piedad

Este tío siempre está trabajando y no tiene tiempo para buscar a mujeres para sexo, así que de vez en cuando contrata a una scort para que le dé placer y así satisfacer sus necesidades. Invita a la chica a comer y a ella él le gusta. Le parece muy atractivo y le encanta todo el dinero que tiene, así que durante la comida la jovencita se pone muy cachonda. El tío le cuenta los gustos que tiene y son un poco peculiares. Le gusta hacer un poco de daño a las chicas para que así sientan placer. La jovencita es bastante sumisa, así que le encanta la idea. Deja que el tío pase sus dedos por una vela y se los queme, así dándole placer. Poco a poco la desnuda, dejando que se vea todo su precioso cuerpo. La ata en la cama para que no pueda moverse y va echándole cera caliente por el cuerpo, dándole mucho placer. La chica se retuerce del pequeño dolor que siente, pero que tanto morbo y placer le da. Sus pezones están muy duros y está deseando que siga haciéndoselo. El tío lleva la mano a su coñito y lo masturba, frotando su clítoris y haciendo que se moje poco a poco. Abre bien sus piernas y empieza a follarla muy duro, metiéndole toda la polla de golpe a la scort mientras azota sus pequeñas tetas. Le da la vuelta y azota su culo, dejándolo muy rojo mientras la revienta con su polla, hasta que no aguanta más y le da toda la leche en la boca.