Follando en el gimnasio

Estos dos están en el gimnasio y no hay nadie más. La tía está muy cachonda y no para de zorrear con el tío, intentando ponerle muy cachondo, pero parece que él no le hace mucho caso. Se le acerca por detrás y empieza a tocarle las piernas, diciéndole lo fuertes que la tiene. Le saca la polla por el pantalón y empieza a masturbarla, poniéndola muy dura. El tío flipa, pero se pone tan cachondo que se deja llevar. Al final se baja de la máquina elíptica y deja que la rubia tetona le coma toda la polla. La rubia se pone encima de él y le cabalga, saltando rápido encima de su polla mientras gime como una perra cachonda. La pone de rodillas y le folla bien la boca, metiéndosela toda hasta la garganta y restregándole sus huevos por la cara. Pone a la rubia a cuatro patas y la folla muy duro, rompiéndole ese pequeño coñito húmedo. No para de follar a la viciosa tetona hasta que se corre.