El polvo de la ducha no es suficiente

Esta preciosa rubia se ha metido en la ducha para lavarse bien y su novio se ha metido con ella. Al verla desnuda en la ducha, no ha podido evitar ponerse muy cachondo. Se mete con ella en la ducha y ella empieza a tocarle la polla, poniéndola muy dura. La pajea con la mano mientras él frota su coñito. La rubia se pone de rodillas delante de él y se mete toda su polla en la boca, chupándola toda, empapándola bien con su saliva mientras la pajea. El tío la pone contra la pared de la ducha y empieza a follarla, metiéndosela toda de golpe en su pequeño coño y haciendo que gima cachonda. Cada vez la folla más y más fuerte, pero ya no aguanta más, así que la pone de rodillas y se corre por toda su carita. Al salir de la ducha la rubia quiere más, así que se tumba junto a él y sigue haciéndole una mamada, pajeando su polla mientras se la come toda. Se pone encima de él y le cabalga rápido, saltando encima de su polla, gimiendo como una perra cachonda. Vuelve a bajar hasta su polla y el tío se corre. y ella recoge toda su leche con los dedos y se la come.