El masaje acaba en polvo

Esta chica ha venido a un salón de masajes para relajarse un poco. Acaba de terminar sus exámenes y sigue un poco estresada. Decide ir a este sitio porque se lo ha recomendado una amiga. Al llegar, se quita toda la ropa y se tumba en la camilla. El tío se le acera y empieza a tocar su cuerpo, masajeándolo poco a poco. Sin querer ve todo su cuerpo y eso le pone muy cachondo porque la chica es bastante atractiva. Echa aceite por todo su cuerpo y lo extiende bien para que brille. Baja las manos hasta el coñito de la rubia y empieza a masturbarlo, haciendo que ella se ponga muy cachonda. Extiende la mano hasta la polla del tío y la frota, notando como crece dentro de su pantalón. Se la saca y la masturba y luego se la mete toda en la boca. Su polla se pone muy dura dentro de su boquita, así que se la mete en el coño para darle placer. Empieza a follarla rápido y la rubia gime suplicando que le dé más fuerte como a ella le gusta. Se sube encima de él y le cabalga, moviéndose rápido encima de su polla, haciendo que entre toda dentro de su húmedo coño. El tío no aguanta más y se corre por todo su coñito.