Discute con su vecina y luego se la folla

Este tío va a casa de su vecina porque está muy enfadado. Su vecina montó una fiesta la noche anterior y vino la policía para acabar con todo ese ruido. La tía le pide perdón y le dice que entre dentro de su casa para hablarlo. El tío sigue echándole la bronca y ella adquiere una actitud sumisa y solo puede pedirle perdón por todo lo que ha pasado. Le mira con esa carita de viciosa y él ya no puede seguir más. Al final se le pasa el cabreo y solo puede ponerse cachonda, viendo cómo se le transparentan los pezones con esa camiseta tan ceñida. La tía se da cuenta y se saca las tetas para ponerle bien cachondo y lo consigue. La zorra se pone de rodillas delante de él y lame toda su polla, empapándola bien con su saliva, poniéndola muy dura. Se la mete toda en la boca y chupa con ganas, metiéndosela cada vez más y más dentro, dándole muchísimo placer a su vecino. El tío la pone a cuatro patas en el sofá y la folla duro, metiéndole toda su polla grande hasta el fondo de ese húmedo coñito. La tira sobre la cama y la folla duro mientras acaricia su coño para que no pare de gemir y acaba corriéndose dentro de su boquita.