Anal mañanero en la alfombra

Esta jovencita está tumbada en la alfombra comiendo unas uvas. No para de mover sus piernas y a la vez su culito, provocando a su novio. El tío ya no puede resistirse más. Se acerca a ella y empieza a tocar todo su cuerpo, poniéndola tan caliente como lo está él. La rubia le saca la polla del pantalón y se la mete toda en la boca, empapándola con su saliva, poniéndola muy dura dentro de su traviesa boquita. El tío la tumba boca abajo en el suelo y le mete la polla dentro del culito, dándole mucho placer. Se lo va abriendo poco a poco y la rubia gime como una perra cachonda mientras le come la boca. La pone a cuatro patas y le da fuerte, metiendo toda su polla de golpe dentro de su culo hasta que no aguanta más y acaba corriéndose.