A la jovencita cachonda le encanta follarse a su hermano

Esta chica está aburrida esperando a que su hermano llegue de viaje y no sabe qué hacer. El tiempo se le pasa muy despacio y ella tiene muchas ganas de que llegue. Cuando llega ella va corriendo a la puerta y salta encima de él como una niña pequeña, dándole besos y contándole lo mucho que le ha echado de menos. Sale la madrastra y se pone a hablar con él para que cuente un poco sobre el viaje, pero la jovencita tiene muchísimas ganas de que ella se vaya para darle mucho amor. Cuando la madrastra se va ella se acerca a él y le suplica polla, pero él no quiere porque está la madrastra. Lleva su mano al paquete y pone la polla de su hermano muy dura. El tío se baja el pantalón y le deja comerle la polla. De repente llega la madrastra y el hermano disimula tapando a la viciosa de su hermanita pequeña con la maleta, así que la madrastra no se da cuenta. Al final lo tienen que dejar porque el tío se acojona. Más tarde la madrastra les dice que se va y la jovencita se pone muy contenta. Su hermano la agarra del culo y le da unos buenos azotes, poniéndolo muy rojo. La pone a cuatro patas en la cocina y le mete toda la polla en su pequeño coñito para reventarla. La jovencita se sube encima de su hermano y le cabalga, saltando rápido encima de su polla mientras él la azota. La madrastra vuelve y la chica sigue comiéndole la polla por debajo de la encimera, así que nadie se da cuenta. El tío se pone tan cachondo que no aguanta más y le da toda la leche en la boquita.