A cuatro patas y con azotes

Esta parejita tan caliente tiene muchas ganas de echar un buen polvo. La morena lleva una falda tan accesible que él no puede evitar levantarla para darle unos buenos azotes antes de reventarla. Poco a poco la desnuda y la pone a cuatro patas, acariciando su precioso coñito. Lame su culo mientras frota su clítoris y ella no para de gemir como una puta. La tumba en la cama y le come todo el coño, metiendo bien dentro toda la lengua para que la zorra disfrute. La tumba de lado y le mete la polla, pero prefiere follarla de otra forma, que sabe que así le gusta más. La pone a cuatro patas y la penetra duro, hasta el fondo, dándole fuerte mientras la morena recibe azotes y gime sin parar. Termina de follarla poniéndola contra el cabecero y no aguanta más y se corre dentro de ella.